“Pancho Chimal”, el jefe de sicarios que no duró preso ni un mes

CIUDAD DE MÉXICO.-Francisco Javier Zazueta Rosales, Pancho Chimal, no duró ni un mes preso: escapó con otros cuatro prisioneros, entre ellos Juan José Esparragoza Monzón, El Negro, hijo del narcotraficante conocido como El Azul.

Pancho Chimal, quien era jefe de sicarios de la célula criminal conocida como Los Chimales, fue detenido el 18 de febrero en un inmueble en Culiacán, donde se aseguraron dos millones de pesos en efectivo, dos armas largas, entre ellas una ametralladora, una pistola, dosis de droga y equipos de comunicación.

De acuerdo con la Procuraduría General de la República, Pancho Chimal es supuesto responsable de ordenar y participar en la emboscada contra militares que trasladaban a un hospital a Julio Óscar Ortiz Vega, El Kevin; en esa agresión ocurrida el 30 de septiembre de 2016, murieron cinco soldados y 10 más resultaron heridos.

En la emboscada presuntos delincuentes rescataron a El Kevin; sin embargo, seis meses después, el 5 de marzo, su cuerpo fue hallado en Navolato, Sinaloa. Estaba envuelto en un cobertor, con el rostro cubierto con una bolsa y con balazos en el cráneo, tórax y abdomen.

Una fuente de la Policía Ministerial de Sinaloa informó hoy que cinco reos se fugaron del penal de Aguaruto en Culiacán, alrededor de las 12:30 horas, sin embargo, el sistema de seguridad C4 activó los códigos de alarma dos horas después, al notar la ausencia de El Negro.

Aparte de Pancho Chimal y El Negro, también se fugaron son Jesús Peña González, El 20, jefe de seguridad del líder del cártel de Sinaloa, Ismael El Mayo Zambada; Alfredo Limón Sánchez, El Limón, operador de confianza de El Mayo, y Rafael Guadalupe Félix Núñez, El Changuito Antrax, operador financiero del grupo de Los Antrax.

Francisco Javier era jefe de plaza en Culiacán y responsable de la seguridad de Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, así como responsable de controlar la venta, distribución y trasiego de droga hacia Estados Unidos.

Ocho días después de la detención de Pancho Chimal, el 27 de febrero, un juez de Control del Centro de Justicia Penal Federal en Culiacán lo vinculó a proceso por delitos contra la salud, en su modalidad de posesión con fines de venta del psicotrópico denominado clorhidrato de metanfetamina, y portación de arma de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

A pesar de que Zazueta Rosales fue trasladado por elementos de la Agencia de Investigación Criminal a la delegación de la PGR para ser puesto de inmediato a disposición del Ministerio Público Federal, el narcotraficante estaba recluido en un penal estatal, ya que contaba con una suspensión que impedía su traslado a una cárcel federal.

Fuerzas federales y estatales buscan a El Negro, a Pancho Chimal y a los otros tres reos que se fugaron este mediodía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *