El ACUERDO del CHAPO con la SEGOB, PROTEGER a sus hijos y al GUANO

Antes de la extradicion de Joaquin El Chapo  Guzmán, el que fuera uno de los capos más poderosos del continente, logró un pacto con el gobierno federal a través de la Secretaría de Gobernación: protección para sus hijos y para su único hermano en libertad, Aureliano Guzmán Loera.

Fuentes de altísimo nivel así lo indicaron, y al menos desde diciembre del año pasado se sabe que como parte de este acuerdo alcanzado entre el cártel que dirigía Guzmán Loera desde los penales en los que se encontraba (primero de El Altiplano, de donde escapó y luego del penal de Ciudad Juárez) era que la Marina no dirigiría sus operativos en contra de ellos.

Ya un video publicado en el Blog del Narco en octubre de 2016 en donde un sicario de Iván Archivaldo Guzmán Salazar era interrogado por integrantes del Cártel de Jalisco Nueva Generación, confesaba que el acuerdo con los Chapos era dejarlos actuar libremente, con sus células de sicarios, siempre y cuando entregaran blancos de su propio bando.

Según la información obtenida de las mismas fuentes, desde la emboscada al convoy del Ejercito mexicano los hijos del Chapo comenzaron a entregar a integrantes de su grupo.

Y es que el ataque ocurrido que arrancó la vida a 5 militares fue un duro golpe para la organización de Los Chapitos ahora encabezados también por Aureliano Guzmán,  El Guano.

El pacto que existe, sostenido por El Chapo que no hablará contra el gobierno federal como testigo en Estados Unidos  (silencio a cambio de protección a su familia) ha llevado al Guano y a sus hijos a lanzar una guerra al interior del cartel de Sinaloa.

De acuerdo con las estadísticas de la Fiscalía sinaloense, suman casi 300 homicidios tan solo en los casi primeros 3 meses de 2017. Los números señalan que arriba del 85 por ciento de los asesinatos en el estado, sobre todo en Culiacán y Navolato se relacionan con la delincuencia organizada.

La mira del Guano y Los Chapitos esta puesta en Navolato, en donde las víctimas caen sin que la federación intervenga a pesar de los cientos de militares en tanquetas que se pasean por las calles.

En cambio en el municipio serrano de Badiraguato hay información de que El Guano es vigilado de cerca por elementos de la Armada de México, incluso que se les ha visto a camionetas de la SEMAR escoltando a Aureliano Guzmán, el cual pocas veces baja a Culiacán ya que mantiene su centro de operaciones en los alrededores de La Tuna, pueblo natal de los Guzmán.

Las fuentes de primer nivel confirmaron que la Marina ha evitado blancos específicos en contra de la organización de Los Chapitos, solo contra personajes como El 300, El Bob Esponja y el último caso Francisco Javier Zazueta Rosales, alias Pancho Chimal, líder del grupo de sicarios de Los Chimales, autores fe balaceras y ataques en Culiacán y Navolato. Este último se fugó junto con otros cuatro miembros del Cártel de Sinaloa la semana pasada. Se dice que después de una fiesta en el penal de Aguaruto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *